Seleccionar página

Dos grandes ideas de sencilla ejecución, y una economía de medios que baraja con ingenio las necesidades de los ciudadanos y las de la ciudad, definen el urbanismo reparador de este Espacio verde en la calle Verdi de Badalona.

Este proyecto firmado por los Arquitectos Peris Toral permite que los niños jueguen protegidos, pero sin vallas. También que la gente se siente cómodamente junto al arenal donde juegan los chavales. Y todo con un único gesto: un prefabricado redondeado de hormigón que sirve a la vez para proteger a los niños sin utilizar barreras y como banco para sus acompañantes. El asiento está a ras de suelo y hace de paramento del arenal (una cota más baja). El respaldo del banco advierte también al peatón de la diferencia de rasante. Así, un elemento arquitectónico —el muro que encierra esa zona de juegos—, se exprime con un doble uso: perímetro y asiento a la manera de los muretes que ordenan tantos paseos marítimos.

Puedes leer el artículo de Anatxu Zabalbeascoa entero aquí https://elpais.com/cultura/2017/12/05/actualidad/1512492241_853848.html

Top