Seleccionar página

Herencia del trabajo artesanal y la materialidad natural, la tradición vernácula sitúa al espectador en este proyecto entre vestigios típicos del lugar mediante procesos constructivos con materiales como cerámicas, maderas, revocos y aceros.

El proceso de transformación exterior en el restaurante vislumbra actualidad y tradición local, con materiales claramente identificados. Una mirada retrospectiva al entorno del pueblo denota sensibilidad por la materialidad cerámica, historia y arte decorativo de Valencia, con Manises como cuna, Lladró en Tavernes Blanques y el Marques de Dos Aguas por estandarte.

Una imagen estética donde los huecos generan superficies de materialidad en un fondo neutro y opaco. Fusión cerámica aplicada a un concepto elocuente, lleno de vida.  Una iluminación perimetral potencia una fachada armónica, donde las particularidades del proyecto enumeran materiales y sensaciones especialmente intencionadas.

El concepto interior en este proyecto persigue la reinterpretación de la esencia de su predecesor. La elegancia tangible y corpórea de las nuevas intenciones, empujan al transeúnte a la no indiferencia de quedarse atrás.

 

Esta nueva propuesta configura dos ambientes: el primero atañe al acceso, la sala y la barra. El segundo, a los espacios servidores como los baños, la cocina y el almacén.

La sala se articula a partir de un delicado acceso que expresa la capacidad de la materialidad para sensibilizar y atraer al comensal. Teoría de nada es forro y todo es sustrato, el volumen de barra compuesto por lamas de pino macizo enmarca el recorrido principal, en una disposición inspirada en la forma de apilar tableros en un taller de carpintería local. Los listones en movimiento sirven de referencia en un ambiente monocromático intimo que persigue el objetivo de crear una experiencia única y especial, que trasmita a los clientes la calidad y la importancia del producto.

La fórmula del pavimento logra espacios continuos y ambientes distintos, encontrando la gradación y tonalidad adecuada según el uso referido.

Sentidos broches de pinceladas terrenales simulan las fachadas de las viviendas que, a modo de tramas entrelazadas, generan la pérgola suspendida en la sala junto al soporte pilar. La forma en la que se ha concebido esta subestructura fluye y gestiona el ambiente.

De esta manera, el equilibrio arquitectónico se encuentra en una conexión enérgica de estos con la barra y el espacio. La situación y fusión de la misma materialidad entra en sintonía con materiales de forja clásicos, típicos en rejas y portones.

La nota de color se descubre en la pared frontal, donde se ha perfeccionado un diseño mural exclusivo, empleando tonos característicos de la cocina del restaurante, claramente identificativos.

El relieve brota del espacio como una mancha de aceite exhibiendo expresividad y creatividad, tan relacionada con la cocina que plantea jadelu.

Es en este punto donde la iluminación sintetiza el detalle, ofreciendo un ambiente íntimo y focalizando el verdadero protagonista: el alimento.

Los usos servidores se han tratado con la misma finura y pulcritud. Por ese motivo se ha dotado de la importancia que requiere la acción de cocinar, situando la cocina en el enclave estratégico desde donde poder ver y ser visto.

La exquisitez material con la que se ha trabajado en los paramentos verticales de los baños, gestiona una atmósfera interna pura de elegancia castiza.

Rastro del exterior, el azulejo verona situado en la zona privada de lavabos, aporta matices y colores con una bancada de mármol jaspeada y elementos encastrados, insinuando cortesía y delicadeza. Los cubículos están diseñados artesanalmente pieza a pieza, donde el vacío de colores tendencia, superan y complementan el lleno.

El diseño en este restaurante pone en valor la arquitectura y el interiorismo, potenciando una atmósfera cuidada al detalle desde sus primeros bocetos. El control total y la exclusividad en este proyecto han permitido crear productos únicos hechos por y para el lugar, tales como: componentes decorativos, mobiliario, cartas, portacubiertos…

En este trabajo hemos reinterpretado experiencias vividas, generando sensaciones renovadas, donde nada se ha dejado a la interpretación.

Persiguiendo los sueños con sentimientos puros que llamamos vocación, amor y dedicación, encontramos la evolución milimétrica del proyecto. Volviendo a los orígenes y a la reinterpretación de lo vivido, este proyecto promete no dejar a nadie indiferente….

Proyecto: Javier Chulvi, arquitectura e interiorismo. Colaboraciónes: Kreak, interiorismo arquitectura y diseño

Ubicación: Calle Profesor Josep Corell Vicent n1B, 46134 Foios – Valencia

Top