Seleccionar página

Cafetería en el Puerto

Sencillez y funcionalidad, proponen un volumen lineal y fluido. Un proyecto dualista en el que se contraponen las vertientes más básicas: ver y ser visto, ascender y descender. Se presenta así un mirador a la ciudad de Valencia en un enclave idóneo: el Puerto de Valencia. Un volumen vibrante movido por las olas, cuyo reflejo acaba definiendo el propósito de este espacio. Un trazo continuo lo define para generar sencillez lineal y espacial, patente en los primeros trazos del proyecto. No se concibe como un espacio de uso acotado, sino que también se ha considerado como un espacio para el peatón, que pretende disfrutar de una largo paseo con unas vistas interesantes. El reciclaje juega su papel en este proyecto, en un enclave en constante renovación. Los dos vértices del proyecto encuentran su límite en el elemento más notable de Valencia: el agua. El acceso tangible a esta, otorga al espacio de un atractivo mayor en el que el agua sea un elemento más del proyecto.

Top