Seleccionar página

Pergola y fuste

Sentidos broches de pinceladas terrenales que simulan las fachadas de las viviendas. Con esta premisa, emerge en suspensión el elemento diferenciador de la pérgola, que zonifica y organiza el ambiente para situar al comensal en la atmósfera pretendida.

A modo de tramas entrelazadas, la pérgola suspendida flota en la sala junto al soporte pilar. Conformada por una subestructura de acero envejecido, la retícula muestra diferentes materiales como la madera de pino existente en la barra junto a una maya metálica expandida. El desfase de piezas y la alternancia de materialidades genera un entramado desigual interesante a la vez que estético y funcional, absorbiendo la reverberación del sonido del local.

El fuste o forro del pilar une y soporta la pérgola al pavimento, entendiéndose como un mismo elemento. Siguiendo la misma fisonomía, el fuste diluye y difumina la apariencia del pilar que queda envebido dentro, sirviendo al mismo tiempo como repisa para elementos de decoración.

El equilibrio arquitectónico se encuentra en una conexión enérgica de estos con la barra y el espacio. La situación y fusión de la misma materialidad, entra en sintonía con materiales de forja clásicos, típicos en rejas y portones de la zona.

Top