Seleccionar página

Reforma Casa Ample

Con la intención de explorar ámbitos y vivencias rutinaria nace este proyecto, reinterpretando la conciencia del patrimonio local  mediante la protección y la puesta en valor de lo vernáculo. Instrumento de una iniciativa ambiciosa, esta propuesta pretende crear ecos seductores entre espacios diversos y sus funciones.

El desarrollo humano se apoya en la experiencia inicial de la vivienda, traduciendo el lenguaje original para focalizar y diferenciar claramente dos grupos: servidores y servidos, encontrando los primeros en la franja oeste y los servidos en el centro y derecha.

Un primer vestíbulo central a modo de salita circunscribe una arquitectura tradicional corriente, viviente por habitada, servida de la luz y el color verde que proporciona la masa frondosa de la alameda, enfrentada a la vivienda. Un espacio previo del hogar que se presta a relaciones temporales o esporádicas, personales o colectivas. La habitación principal en la franja oeste colabora en este espacio, ubicándose en la fachada principal, comprendiendo un vestidor de paso al baño accesible y privado.

La frontera y límite del espacio de salita lo delimita un paramento vertical distinguido e inspirado en los cestos de mimbre labrados a mano, rutinarios y clásicos en las ciudades y pueblos mediterráneos. Un elemento que tamiza y filtra la luz, permitiendo privatizar sin fragmentar ni separar los espacios posteriores de los anteriores. Combinando y articulando una serie de instrumentos como la investigación local, las investigaciones sobre la vivienda en cuestión y orientando nuestros esfuerzos en entender las vivencias de los propietarios, los espacios se maclan con materialidades e iluminaciones cuidadas y estudiadas.

Tras el filtro espacial de entrada, se encuentra el corazón de la vivienda, compuesto por el espacio servido de salón, comedor y cocina en sucesión, servidos del baño general y una habitación posterior con vistas a la terraza interior del inmueble. La madera cálida enmarca la espacialidad del salón dotándolo de un valor significativo, incrustado en un panelado frontal de diseño exclusivo una representativa chimenea justo en el nexo de unión con el comedor.

El amplio y funcional espacio de día se impregna de la luz natural mediterránea proveniente de las dos fachadas, potenciando y magnificando sus efectos, como si de la obra de arte de “el balandrito (1909)” de sorolla se tratase. Materialidades desarrolladas desde la experiencia del lugar y de la humanidad de los propietarios, anuncian un proyecto interesante en el que al término “espacio” se le atribuye el sentido de Milton Jones: “ El espacio es el resultado de la relación entre sociedad y paisaje”, tomando de este modo las acepciones de movimiento, dinamismo y de tiempo en consonancia con la belleza.

Proyecto: Javier Chulvi, arquitectura e interiorismo. 

Ubicación: Foios, Valencia

Top