Seleccionar página

Reordenación en el Puerto de Valencia

La ciudad de Valencia exigía una conexión directa del antiguo cauce del río, la darsena interior del puerto y la playa. Con el propósito de unir y crear ese vínculo, se plantea dibujar un paseo arbolado y pavimentado, potenciando la circulación de la bicicleta. Este hilo conductor secuencia diferentes espacios vinculados al mar y a la ciudad con actividades lúdicas, deportivas, comerciales, etc. Forma parte de la base conceptual la incorporación del patrimonio antiguo de la dársena, resaltando y dotando de usos a la ciudad, evitando el bloqueo y la barrera existente. Se pretende crear un mercado dinámico en el que degustar la gastronomia típica valenciana entre otras, flanqueado por unas escalinatas de acceso al mar, similares a las que presidían el edificio del reloj en su antigüedad. La grúa se concibe como hito del proyecto, como eje de la vista que se tiene desde un lado del puerto hacia la ciudad. Desde esta, la grúa queda parcialmente filtrada por la masa verde, sorprendiendo gratamente al peatón a medida que avanza, contrastando con el rojo del hiero. Anexa a ésta, se ha propuesto un espacio multiusos el cual se puede inundar intencionada y parcialmente, creando una zona de “chapoteo”. Este mismo espácio se puede destinar a conciertos, eventos, etc retirando el agua y devolvíendola al mar, creando un espacio lúdico itinerante. El antiguo varadero, altura su condición para convertirse en un espacio de tiendas con zonas de skatepark, otorgando así una alternativa viable a los múltiples patinadores que actualmente frecuentan los tinglados. Pequeños oasis introducidos en el mar, mediante pasarelas introducidas en la masa fluida, consiguien un enfoque prácticamente de 360º de agua.

Top